Transformación digital: cómo lidiar con la tarea de la colaboración

Tu equipo ha estado colaborando a un nuevo nivel durante la pandemia, no solo a través de llamadas de Zoom, Meet o Teams y es posible que eso esté causando cansancio a las personas. ¿Sabes cómo puede ayudar a este fin la transformación digital?

 En este artículo te vamos a proporcionar cinco maneras distintas de hacerlo.

Cómo lidiar con la transformación digital

Cuando has estado trabajando con tu equipo virtualmente, la presión para lograr los objetivos ha aumentado en muchas organizaciones. Los objetivos de transformación digital a veces incluso inexistentes en algunas empresas ahora son de urgencia. Pero la cantidad de experiencias que se inculcan a los trabajadores, con esta urgencia sin planificación y abrumadora, pasa factura.

La videoconferencia es solo un aspecto del compromiso casi constante. También hay otros medios: canales de slack, trello, mensajes de texto grupales, invitaciones de calendario, etc.

Simplemente porque no podemos pasar por la mesa de un compañero, algunas empresas piensan que hay que someter al equipo a un calendario abrumador de reuniones, talleres y demás. Pero no debería ser así.

5 consejos para una buena colaboración

La necesidad de estar conectados no desaparecerá, pero las empresas deben tomar medidas para prevenir o mitigar el impacto de la fatiga de la colaboración, ya que esto provoca un tensión continuada.

Las empresas pueden realizar una serie de acciones para asegurarse de que sus equipos puedan continuar trabajando juntos sin agotarse o sentir que están atados digitalmente a su trabajo. Echa un vistazo:

Implanta la regla de los 10 minutos

Es una gran idea establecer que, tras una reunión, tiene que haber un espacio de 10 minutos para descansar, y este tiempo es intocable. Es para el descanso de las personas que han participado. Lo cierto es que para las reuniones internas funciona bien, pero es más difícil en el caso de socios y clientes.

Cree principios y finales claros para los días

El agotamiento laboral es real, especialmente para las personas que solo tienen vida profesional. Sin otra cosa a la que aferrarse, las reuniones pueden llegar a convertirse en algo realmente familiar. Una buena práctica es no programar reuniones más tarde de las 18h.

Fomentar una forma de cierre

Un ritual de cierre son acciones específicas que se hacen al final del día para decir al cerebro que la jornada ha acabado y no alargarla más de los necesario con incesantes escusas. Puede ser algo tan sencillo como cerrar el ordenador o irte a dar un paseo. Esto ayuda a crear el hábito de terminar tu día y crear una barrera entre el trabajo y tu vida personal cuando no hay distinción física en tu entorno. El ritual de cada persona es definido por ellos mismos.

Poner límites

Haya o no políticas internas documentadas, las empresas reconocerán los límites para hablar entre sus trabajadores y motivarles para que siempre se mantengan activos con otros compañeros bajo unas mínimas directrices.

Nada de emails nocturnos

Hablando de límites: Si tienes la necesidad de trabajar fuera de las horas de trabajo, considera usar la función» Enviar más tarde «para que el correo electrónico no se reciba por la noche, creando la expectativa de que la persona responda por la noche.

¿Qué otras prácticas se te ocurren a ti para que trabajar de forma virtual no sea tan estresante? ¡Cuéntanos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *